Amarcecacao - Compromiso social title PNG

Amarce, que hace referencia al AMOR propio, que es la fuente de donde se desprende todo el amor que podemos brindar a otros, nace con el propósito de incentivar la economía de los campesinos afrocolombianos, quienes gracias a la utilización de procesos de cultivo ancestrales y tradicionales, logran entregarnos el mejor Cacao del mundo.

En Tumaco las comunidades son muy pobres, pese a que es una ciudad que recoge el mayor número de personas procedentes de los demás municipios de la zona. La falta de oportunidades de la región hace que el campesino caiga fácilmente en la ilegalidad, situación que debe prevenirse. Por esta razón es que en Amarce decidimos ayudar; decidimos que queremos ser esperanza para el Pacifico y somos conscientes del enorme compromiso que tenemos por delante, el cual solo podremos cumplir si trabajamos en equipo contigo. En orden de brindarle oportunidades a la gente de Tumaco, nuestros productos están siendo elaborados con el cacao de la zona; no obstante, ellos también tienen muchos otros buenos productos para ofrecernos, como lo son las frutas, el pescado, la palma, el coco y otras cosechas. Comprando los productos de Tumaco podremos capitalizar a esas comunidades y empezar a construir un nuevo escenario en la región.

En una economía de mercado, esta sostenibilidad es garantizada siempre y cuando las comunidades tengan acceso a canales que les permitan comercializar su producto a precios justos; Amarce es uno de esos canales que se están conformando, y gracias a ello podremos empezar a hacerle contrapeso al negocio de la coca en la zona.

El cacao local de Tumaco es la fruta de la esperanza en la zona, y gracias a nuestro compromiso podremos ayudar a que su cultivo y producción se expanda en la región.

Según Julio Sevillano, gerente de Palmasur, “El cacao es tomado y se le da una puesta tecnificada fuerte a través de recursos de crédito, otorgados por el banco agrario, los cuales buscan fomentar la actividad del cacao en la zona; la inversión en el cacao persigue diversificar la producción de la región, la cual sufrió mucho por la crisis y las lecciones de la naturaleza, lo cual llevó a que se les dañara gran parte le producción habitual de la zona”.

Amarce, los Tumaqueños y los gremios que se encargan de toda la cadena productiva del cacao, esperamos que la producción de este importante recurso  aumente, lo cual podría potenciarse captando más inversiones estatales y empresariales que fortalezcan la industria y la cadena productiva del cacao. Si logramos este cometido, el índice de violencia en la zona se reducirá gracias a que la población local podrá dedicarse a actividades económicas legales que les permitirán vivir con dignidad; con esto en mente podemos afirmar que el cacao del Tumaco tiene la capacidad de impactar positivamente la paz de Colombia, tal como lo hace con el estado emocional de las personas… después de todo, el cacao es un estimulante para el amor, un regulador natural para el estrés y una forma de aliviar la depresión… así que a inundar la población de Tumaco y a nuestra querida Colombia con este estimulante tan importante.

En Tumaco la paz sabe a cacao y que, como dice el mensaje de una frase famosa del escritor irlandés George Bernard Shaw, es mejor que los cartuchos. “¿Para qué sirven los cartuchos en la batalla? Yo siempre llevo en su lugar chocolate”.